Artículo de opinión: por Juan de Dios Ramírez Heredia

El himno Gitano dice en su estribillo: ¡¡Ay chavalè, ay romalè!! ¡¡Ay gitanos, ay mis niños gitanos!! A nadie he visto cantar esa letra trágica con tanto dramatismo como a Raya Rudikova, la hermosa gitana rusa que en el Congreso de Londres, en 1971, golpeaba con fuerza las maderas del improvisado tablao sobre el que interpretó el Himno recién creado por Jarko Janovic. ¡¡Ay chavalè, ay romalè!! Raya Rudikova, con las manos ensangrentadas, rugía como una loba acorralada recordando a su familia exterminada… Sigue leyendo
http://bit.ly/eu3SDx

Escribir un comentario